· 

J*DIDOS

Que duro es tener que planificar solamente la semana en la que vives, porque si levantas la vista y te enfrentas al horizonte, te das cuenta que ni si quiera sabes que va a ser ti en 15 días. 

Por lo tanto, ¿Cómo tener aspiraciones o ilusión? … 

Si faltan recursos por todas partes. Si no hay dinero en ningún sitio. 

¿Cómo es posible que dos millenials llenos de ideas, creatividad y experiencia les cueste encontrar la fé?

 

¡C*ño! Si juntos tenemos una ingeniería, una master, una grado superior, otro master, dos expertos universitarios, programas ejecutivos, horas y horas de prácticas, experiencia en el mundo laboral en 3 países diferentes por un total de casi de 8 años… y a pesar de todo y de la gran cantidad de amigos y mentores que tenemos, que apuestan por nosotros e intentan contagiarse de nuestra misma pasión, seguimos sin poder levantar la vista a todo aquello que se aleje más de 7 días de nuestro presente.

 

¿Podré pagar el piso?¿Podré comer?¿Podré devolverle el dinero a mi madre que ha pagado mis estudios hasta los 27 años?¿Podré ayudar a mi hermana pequeña a pagar su máster y que tenga un futuro? 

 

Uff.. muchos “porqués” . Y alguien a quien admiro mucho siempre me dice que; “desde la desesperación no se va a ningún sitio, querido. ¡Cambia de emoción!”

 

Y oye, la tía tiene toda la razón.


Intentamos seguir luchando por un cliente más, por una negociación cerrada y equitativa, porque nos paguen, no nos “truequen” por nuestro trabajo. 

Que confíen en nosotros. Pero claro, la confianza viviendo en una sociedad tan volátil como en la que estamos, haber quien la regala.


Utilizamos ya todas las estrategias y recursos que tenemos en pro a seguir sobreviviendo para poder comprar tiempo y seguir esforzándonos con una tenacidad incondicional, para que esto que estamos construyendo, salga. Crezca. Viva. 

Intentamos levantar la vista y confrontar ese frío horizonte para, escudriñándolo, poder descubrir por donde se cuela la luz y entonces, utilizarla de faro. Como una llamada a nuestra fe e ilusión. A nuestras ganas y pasión. 

 

De hecho, desde hace ya casi un año, nos comprometimos con sacar esto adelante. Pusimos todo nuestra perseverancia, humildad y paciencia en sacar adelante cada una de las cosas que ya hemos conseguido; algunos clientes que de verdad confían y están contentos, una web decente, una carta de servicios, 1 congreso, algún proyecto… hasta una RSC en condiciones. Porque nos propusimos cumplir como empresa los ODS de las Naciones Unidas. ¡Flípalo!

Incluso, actualmente estamos gestionando subvenciones que por Dios (o la virgen, la onomástica ya me da más igual), nos concedan.

 

¡Damos de sí mas que los chicles boomer que me comía cuando iba al colé!

 

En fín …

Que aquí dos jóvenes autónomos desesperados por poco a poco y con humildad, conseguir crecer para pasar de sobrevivir, a simplemente poder trabajar más!