· 

Vivir en Piloto Automático

Piloto automático personal en la vida, general

 

“Es que….  no se puede vivir en piloto automático… es malísimo”

Oímos taaaaanto eso, pero, ¿Qué significa realmente vivir en piloto automático?

 

Para mí vivir en piloto automático significa la no consciencia de uno mismo, y la inconsciencia de lo que pasa alrededor. El desconocimiento absoluto de que la ponderación de la emoción sobre la atención, percepción, memoria y resto de funciones superiores, es mucho mayor que el peso de la razón o la lógica.

El cerebro humano está constantemente procesando información a nivel racional y emocional de manera totalmente integrada para tomar decisiones, recordar, pensar, hablar, aprender, imaginar, etc.

 

La incomprensión de nuestra subjetividad a la hora de tomar decisiones o ejecutar soluciones frente a un problema o una realidad,  no es objetiva. La estamos viendo con nuestras gafas… Con nuestro mapa. Desde nosotros. Puede que la razón gane alguna "batalla", pero la guerra la gana la emoción, ya que tiene un “ejército neuronal aliado” inmensamente superior proveniente de las áreas cerebrales más antiguas. Sabemos que, a nivel fisiológico, estas áreas cerebrales primigenias (instintos y emociones) juegan con "ventaja", ya que operan con mayor rapidez que el sistema racional (pensamiento consciente) procesando información.

De esta forma al sistema racional le llega información "tintada" de valor emocional asignado en base a la educación, cultura, experiencia, creencias y paradigmas interiorizados por el individuo (aunque no necesariamente "masticados" o reflexionados).

 

En cada situación jodida que se nos presenta y no sabemos gestionarla. A la hora de responsabilizarnos de las consecuencias de nuestras acciones…

 

En momentos de frustración, rabia o miedo desmedidos.

O incluso en los situaciones buenas donde no somos conscientes del merecimiento porque no confiamos en nuestras capacidades. Vivimos en piloto automático.

 

Vivir así, sin cosnciencia, automatizado tiene como consecuencia, un gran efecto mariposa.

No somos conscientes de que cada piedra que tiramos al agua, cada acción que decidimos y ejecutamos en la vida, tienen ondas, tienen consecuencias.

Cuando vives con el pilotito puesto, ni siquiera eres consciente de para qué estás haciendo lo que haces, mucho menos lo vas a ser del impacto que eso genere.

 

Al final, vivir sin autoconocimiento, sin saber quién eres, cuáles son tus objetivos, a dónde quieres llegar solo te hace pasarte la vida en estado medio REM, como cuando dormimos. No percibimos que tenemos un inconsciente donde residen conceptos tan poderosos como nuestras creencias, bloqueos, fobias o etiquetas. Ni valoramos que hay un porcentaje medio-alto en nuestras acciones que se basa en dicho inconsciente, si lo entendemos como todo aquello que no “controlamos” o “sabemos” de forma manifiesta.

 

Considero que ir por la vida con la lucecita roja del piloto puesto tiene consecuencias devastadoras en tus relaciones de pareja, amistades, familiares, profesionales o laborales, por no hablar de las que se producen internamente. Creencias que te paralizan, te hacen pensar y sentir  que no eres capaz, que no mereces, o que no puedes controlar tus niveles de exigencia como también el opuesto, la procrastinación. Concretamente se suele adoptar la postura de victimismo porque damos por buena la información interna que nos llega y buscamos argumentos para respaldar y confirmar dicha información. En este caso, hablamos de decisiones EMOCIONALES pero racionalizadas y defendidas a capa y espada frente a todo y todos, porque somos incapaces de asumir, qué parte de responsabilidad tenemos en lo que está pasando. Qué información de la que hemos recibido del entorno está “pura” o “tintada”.

 

En cambio, hacerse algunas preguntas y reflexionar antes de actuar sobre la información que te llega, valorar las consecuencias, identificar y manejar tu emoción.. eso! Eso es  tener consciencia, autoconocimiento, humildad…

 

Así que por favor, hagámonos un favor todos, vayamos apagando la luz del piloto, y vivamos con intra e inter consciencia.

 

Miguel Soriano :)