· 

VUCA 2.0

Nos enfrentamos a la volatilidad de los retos que tenemos en el día a día. (¿Habéis visto The Walking Dead?)


Últimamente he asistido a algunas charlas alrededor del país buscando siempre más conocimiento, experiencias o posibles sinergias. Todas ellas tenían diferentes temas como: mejorar la empleabilidad, neurociencia, inteligencia emocional, personal branding, etc. Son espacios donde muchas personas completamente diversas, crean una atmósfera de crecimiento y mejora personal.

Recuerdo concretamente algo que he empezado a oír en muchas de estas charlas y espacios donde “gente importante” debate sobre temas de impacto. Y es el acrónimo, VUCA. El cual se utiliza para describir la volatilidad (Volatility), incertidumbre (Uncertainly), complejidad (Complexity) y ambigüedad (Ambiguity) de condiciones y situaciones. La noción de VUCA fue creada por el United States Army War College para describir la volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad del mundo surgido tras el fin de la Guerra Fría.

 

Actualmente se utiliza en entornos empresariales, sociales e incluso política, para elaborar planes de acción que tengan en cuenta estas premisas en situaciones concretas, asegurando así en teoría, la mayor probabilidad de éxito (o menor daño posible).

Me quedé con esas siglas… No dejaron de resonar en mi cabeza.

Al final me llevé ese concepto al terreno personal, al día día de las personas. A nuestros comportamientos y nuestra relación con el entorno VUCA.

Creo que no me equivoco (al menos, no mucho) cuando digo que en el 100% de las personas que emprenden cualquier proyecto en su vida, tienen este tipo de situaciones en su realidad. Se enfrentan a la volatilidad de los retos que tienen en el día a día. A esas condiciones inestables que a veces llegan a ahogar el mejor de los ánimos. Además el hecho de que cuando organizas y planeas, (porque es necesario hacerlo cuando se monta un negocio), es muy difícil poder poner tiempos precisos, porque aún estás aprendiendo a cómo poder desarrollar tu trabajo. Y quieres mejorar, obviamente. Cumplir expectativas intrapersonalmente es incluso más duro a veces, que cumplir con las de los demás. Sobre todo cuando trabajas por y para ti, situación en la que tu nivel de exigencia es directamente proporcional a los ingresos, la estabilidad o la proyección.

 

Y, bueno ¿Con las consecuencias?, ¿Eh?. Con “esas”, ¿Qué hacemos?. Si de por si la situación es volátil, imagínate tú las consecuencias imprevistas e inciertas que pueden surgir a casi cualquier momento. Incertidumbre constante… quizá no permanentemente, pero si intermitentemente.

Casi todo son posibilidades y sueños que llevar a cabo. Mientras construyes los cimientos más fuertes que puedes para tu negocio o tu marca y sigues pensando en “multitask” cómo será el techo, donde poner las ventanas, o el color de las paredes.

 

Justo en plena edificación te das cuenta de lo complejo que es todo. De repente, hay partes interconectadas que no sabías, variables que no habías contemplado. Alguna información de la que percibes puede ser predecida, pero intentar agarrarlo todo es abrumador además de agotador. Imposible de procesar tanta información y tantas posibilidades, solo por una cabeza. Igual es que debido a la ambigüedad a la que me he enfrentado y me enfrento a diario con mi propio negocio, las hipótesis relacionales sobre los posibles efectos de mis muy meditadas causas, me agotan demasiado.

 

Sinceramente, no hay truco. Es una actitud. ¿Cómo enfrento yo todo esto?

 

Pues con un nuevo VUCA 2.0, visión (Vision), comprensión (Understanding), claridad (Clarity) y  agilidad (Agility).

 

La mejor manera de combatir la volatilidad es la visión, una visión que nos permita afrontar los retos y la inestabilidad. Meditar, reflexionar y programar el siguiente paso. Intentar ser flexible con el concepto del “tiempo” y otorgarte el beneficio de saber que estás empezando y que a pesar de ello, eres capaz de detectar que hay algo que no funciona y que quieres cambiar. A equilibrar el sentido de la perfección que te lleve a conseguir los mejores resultados, con coherencia para poder contemplar el margen de error. Preocuparse, no ahogarse. Que la preocupación nos lleve a enfocarnos en la proactividad. En la acción. No en la ansiedad.

 

Para la incertidumbre tengo la pildorita del entendimiento, de la inversión del conocimiento y la formación. Traduciendo a tu manera, con respeto a la esencia de lo aprendido, compartiendo y cooperando con otras personas, o lo que ahora llamamos co-working. Estructuras organizativas flexibles a los cambios, vivas.

 

Encontrar “el orden en tu caos”, es una frase que resumiría muy bien la claridad de la complejidad. En cierta manera se trata de conseguir recursos, no necesariamente económicos, sino como hablábamos, colaborativos. Mentores, especialistas, etc. Y la mente tranquila para poder ser claros y coherentes.

Encontrar herramientas (maravilla de mindfullnes) para saber enfocarnos a nosotros y nuestros recursos.

 

Tengo una lista mental de palabras favoritas, sinceramente “Agilidad” está en el top 10. ¿El antídoto a la ambivalencia? Superar el nivel de precisión queriendo hacer el tiempo más productivo, las estructuras y los procesos más claros. Abrirnos a experimentar y entender las relaciones de causa y efecto, para generar conjeturas eficientes.Generarnos “fichas de información” mentales cuando sobrepasamos una situación, para que en el futuro, en circunstancias parecidas comprendamos el “porqué” de los resultados que tuvimos entonces, y cómo poder mejorarlos. Ponerlos a prueba. Aplicarlos.

 

However, creo honestamente, porque yo mismo he pasado por ello, que para aplicar este VUCA 2.0 una correcta gestión emocional es más que necesaria, es obligatoria. Conocer cómo poder manejar la frustración, la preocupación, la incertidumbre, la exigencia,la inseguridad, y un largo etc. del cosmos emocional que se vive cuando se emprende.  El coaching como herramienta de auto-conocimiento, también ha sido uno de los recursos más importantes que he tenido. Porque me ha permitido retarme a mí mismo. Equilibrar mis valores y mi visión, ordenar mi caos emocional.

 

Atentamente, una galaxia cognitiva.

 

;)

 

Miguel Soriano